La dama inmortal

7 mayo 2009

90 años de su natalicio.

“El amor es darse, y ‘darse’ es dar la propia vida. Mientras no se da la propia vida, cualquier cosa que uno dé es justicia. Cuando se empieza a dar la propia vida, entonces recién se está haciendo una obra de amor.”

 

“LA JUSTICIA SE CUMPLIRÁ INEXORABLEMENTE, CUESTE LO QUE CUESTE Y CAIGA QUIEN CAIGA”

evaperon

 

Anuncios

Los satélites junto a Perón

28 marzo 2009

Una nueva zoncera de nuestros tiempos.. (ciertamente muy cómica)

[j.A.f]

satelites-peronistas

 

Como siempre, y tratando a aportar al esclarecimiento de la verdad, reproducimos el comunicado emitido anoche por el Comando Tecnológico “Armando Bo” de la JP Descamisados.


PARTE DE GUERRA

El día 25 de marzo de 2009, las 20.25 hs el Comando Tecnológico “Armando Bo” de la JP Descamisados procedió a interferir la señal emanada por el Satelite INTELSAT a través del cual transmiten su señal Canal 13, TN (Todo Negativo) y Radio Mitre, todas empresas pertencientes al Gorilopolio CLARIN.-

La acción fue desarrollada por las TEI (Tropas Especiales de Interferencia) mediante la colocación de un artefacto (de fabricación en la Telescuela Técnica Montonera) conformado por una budinera y una percha, que orientadas con las coordenadas que nos legara el General Peron, lograron interferir la señal del Grupo Económico.-

Unas horas antes, los cipayos del gorilopolio CLARIN, comenzaban a transmitir el infame rostro de la mentira, representado en la persona de Sergio Lapegüe, minúsculo personero de la desinfromación popular, hijo del General Lapegüe, ladero de Bussi en Tucuman.

Una vez más el Ejército Descamisado demuestra que no hay barco, avión, lancha, cama, pared o satélite donde los enemigos del Pueblo puedan esconderse.

Como nos enseñara el compañero y cantautor Bombita Rodríguez, no hay lugar, siquiera en el espacio sideral, donde las fuerzas del odio y la mentira puedan sentirse seguras. Su debilidad queda demostrada en esta operación.

Por cada infame mentira del enemigo, Cinco interferencias habremos de provocarle.-
Que Dios, Nuestro Señor, se apiade de su Señal.


¡PERÓN O MUERTE!
¡VIVA LA PATRIA!
LOS SATELITES SON DE PERÓN!!!! 

JP DESCAMISADOS


Ley de Radiodifusión ACTUAL = un Pueblo no-pensado

21 marzo 2009

 

Basta de la opreción informacional de los mass media

Basta de la opresión informacional de los mass media

Medios como -Instituciones-

Podríamos definir a los Medios como Instituciones: como Instituciones formadoras de la realidad de la vida cotidiana. Por tanto, los mismos funcionan como agentes socializadores: moldean al sujeto dentro de su contexto, forjan “lo que está bien”, definen los saberes (definición de poder de M. Foucault: “conocimiento es poder”). De esta manera,  se crea un Yo saturado: saturado por las demás voces que entran en él, por los demás intereses impuestos, etc.

Este Yo saturado, se escinde: se crea un conflicto entre las propias pasiones o intenciones y “los elementos impuestos” (los cuales son prácticamente ineludibles en una sociedad televisada como la actual).

Para terminar, y siguiendo la concepción Medios = Instituciones, cualquier modelo institucional necesita legitimarse, la legitimación. Por esto es que moldea a los sujetos. Por esta razón es que sienta las bases para que, a partir del axioma conocimiento-poder, pueda legitimar sus intereses (Los intereses de los Multimedia, que como ilustra la historieta, tienen el abal de la ley para funcionar a modo de monopolios).

Bibliografía

Gergen, KennethEl Yo Saturado. (Dilemas De Identidad En El Mundo Contemporáneo), Ed. Paidos Iberica, 2006.

 ***

Algunos link para seguir espantándonos de estos “grupos”:

http://www.elclubdelapolitica.com.ar/web/2009/03/mediossss-uhhh-estamo-llegando-al-arco/comment-page-1/#comment-571

http://blogs.clarin.com/presidiario/2008/4/7/grupo-clarin-quiere-todo

http://www.uces.edu.ar/institutos/icomi/media_map/grupo_clarin.pdf

http://www.weblog.com.ar/2005/07/06/el-gobierno-puso-en-licitacion-nuevas-frecuencias-telefonicas/

 

[j.A.f]


Seguridad Vs. Pobreza

19 marzo 2009

2623_1037352380833_1436206144_30164302_7214200_n


¿El Malestar en la Cultura o La Cultura del Malestar?

18 febrero 2009

opuestas?

opuestas?

¿El Malestar en la Cultura o

La Cultura del Malestar?

 

 

 

 

 

 

Allá por el año 30’, Herr Doktor Sigmund Freud producía uno de sus escritos más maduros y “comprometidos”, titulado El Malestar en la Cultura.

Sin querer entrar de lleno a un análisis psicoanalítico profundo (ya que quién les escribe no es un erudito por el momento en el tema; y además no es el objetivo buscado) pretendo sí relacionar estos valiosísimos aportes que hablan de generalidades, con una presión cultural en particular: la propia, la de este aquí y ahora en la Argentina y “el Mundo” del nefasto postmodernismo. Y además, sentar las bases para que con más tiempo, esfuerzo y análisis se pueda, como Club, llegar a realizar desde un enfoque multidisciplinario una reflexión acerca de estas cuestiones fundamentales que involucran al conjunto social todo dentro de este “quiste” necesario (pero no por eso no-cuestionable) como lo es la Cultura *1.

Dentro de su frondosísima obra, este ensayo en particular se diferencia por tener muy presente un carácter filosófico (y si se quiere sociológico) además del enfoque psicoanalítico característico, ya que nos sitúa en el eterno conflicto o dicotomía individuo-sociedad (exigencias pulsionales Vs. restricciones impuestas por la cultura), argumentando que existe un malestar en los seres humanos propio del proceso cultural del cual son y serán atravesados.

Este malestar se pone de manifiesto en la insatisfacción que el hombre de la cultura [tomando a este término en un sentido amplio, abarcando todas las manifestaciones culturales en lo particular y general] sufre por la simple razón de que la misma debe controlar, restringir, repeler, reprimir, sofocar o aniquilar esos impulsos eróticos y agresivos (que aunque parecen contrarios, se verá que están íntimamente relacionados y que poseen casi idéntica génesis) para poder ser realizada, poder realizarse dentro (instauración de un Superyó que regle la moral y la culpa de los seres) y fuera de los individuos y llegar a hacerse indispensable, inherente y necesaria para convertir al humano en ser humano.

Para Freud, esta sofocación de las mociones pulsionales más puras, “innatas” y fuertes lo diferencian de ese hombre primitivo, “sin restricciones”; y le producen, entre otras cosas, la Neurosis *2 (expresión en síntoma de esta auto-represión impuesta y auto-impuesta).

Ya desde los orígenes de nuestra raza, en ese supuesto genético del Mito de la horda primitiva *3, para lograr la convivencia humana fue necesario pasar del poderío de una sola voluntad tirana (la de ese Padre o patriarca supremo) al poder de todos, al poder de la comunidad; es decir, que todos debieron sacrificar algo de sus instintos (a mi juicio, llegar al Bien Común): la cultura los restringió. O sea, los sacrificios colectivos a favor del tabú (regla auto impuesta y consensuada; por ej., la prohibición del incesto o “un contrato social”) posibilitaron instaurar esa autoridad suprema, superadora de todas las subjetividades (instauración del primer orden social).

O en palabras del autor: “El resultado último debe ser un derecho al que todos –al menos todos los capaces de vida comunitaria –hayan contribuido con el sacrificio de sus pulsiones y en el cual nadie –con la excepción ya mencionada –pueda resultar víctima de la violencia bruta.” (Esto es, que no sobrevenga la “Ley del más fuerte”).

Curiosa pero a la vez obvia conclusión: pareciera que si seguimos este axioma llegaríamos a mostrar cómo la misma fuerza que nos oprime (véase, ese contrato social o “unión que hace la fuerza”) puede llegar a liberarnos, a realizarnos tanto como individuos o como sociedad… Que la enmienda del ser humano sea buscar un equilibrio entre las demandas individuales y las exigencias culturales de masa que le depare eso tan preciado y misterioso: la felicidad (pero no la expuesta por Palito Ortega, claro…).

 

[Movimientismo Vs. Individualismo]

 

¿Cómo encontrar esa felicidad en medio de una Cultura del Malestar? ¿Cómo encontrarla, teniendo en cuenta la existencia de una fuerza propia de la cultura y de los seres, que pretende “llevar todo hacia su situación originaria”, “hacia atrás”? (Pulsión de Muerte).

¿Cómo hacer que esa bendición que tienen los hombres parar reunirse en unidades cada vez mayores y ricas (Eros) pueda hacerle frente a semejante aluvión?

Y siguiendo este último enunciado de “esperanza”: ¡¡¡¿Cómo hacer para amar a nuestro prójimo como a nosotros mismos?!!!  (O al menos “amarlo como él te ama a ti”)

***

Con esto, indudablemente, diríamos: “Homo Homini Lupus”. En todo nuestro derecho: claramente debemos atribuirle al hombre una tremenda cuota de agresividad, de competencia y de demanda individualista (factor que perturba los vínculos interpersonales, desde luego).

¿Cómo “soportamos” esto? Pues bien, “la cultura a nuestro auxilio” (pero de forma paradójica): en vez de llevar a cabo una actitud “racional”, en vez de combatir esto por una vía que alivie al ser, realiza todo lo contrario: violencia para combatir la violencia. Nos expone a una agresión tanto más superior de la que nosotros mismos producimos, llevándonos a una consternación y a una solución que no soluciona nada. Consternación generada por la imposibilidad de descargar, de abreaccionar esa agresión por una vía “sana”, que nos da como resultado un incremento de la autodestrucción, o agresión hacia adentro, o si se quiere masoquismo (aquí es donde se ve esa íntima relación antes mencionada entre la agresión y lo sexual); o, en el caso opuesto, un incremento de las mociones sádicas o violentas hacia “el prójimo” (tanto peores que las -innatas-).

 

(¿No les resulta familiar este enunciado con numerosas campañas político-sociales basadas en la “mano dura” y compañía?)

 

…Y ahora bien, con este “alentador” panorama:

¿Cómo hacer para realizar la casi imposible (por no decir lisa y llanamente no-posible) tarea de buscar el placer y evitar el displacer?

En el texto, el autor distingue 3 fuentes del sufrimiento humano (resumidas brevemente): el poder de la naturaleza, la caducidad de nuestro cuerpo y nuestra insuficiencia para regular nuestras relaciones sociales. Las dos primeras, inevitables; no entendemos la tercera: ¿por qué la sociedad no nos procura satisfacción o bienestar? (de ahí la natural hostilidad hacia lo cultural).

 

“Hecha la Ley, hecha la Trampa”.  Creo que a modo de introducción, deberíamos plantearnos “qué trampas” hacerle a estas leyes culturales que nos oprimen; así como también indagar en el todo y en la suma de las partes (nosotros) acerca de actitudes como el conformismo, la obediencia, la sumisión, entre otras.

Sólo así, tal vez en algún momento tengamos “una cultura como la gente”, una cultura que nos posibilite lograr eso que los que saben siempre dicen: el equilibrio (o sinónimos como equidad, inclusión, igualdad, etc.).

No es menester de este, mi humilde texto, ni del texto del cual me inspiro criticar o demonizar a la cultura: la cultura no es algo ajeno o intocable para nosotros, los Homo Sapiens. Por el contrario, debemos poder tomar conciencia de que nuestras acciones y cambios moldean y moldearán a la cultura; indagando, daríamos cuenta de que parte de “lo siniestro” de las culturas es hacernos “olvidar” que fue la raza humana quién creó el mundo conocido, quién hizo tanto “lo bueno” como “lo malo” (ya que no hubo ningún ente superior que hizo o dejó de hacer los hechos y la historia).

Debemos saber, por último, que en esencia la Cultura es un proceso al servicio del Eros, el cual como se mencionó pretende reunir a los individuos aislados, para así lograr “la gran unidad”: La Humanidad. Y aunque aceptemos a la agresión como inherente al S.H. no por eso debemos resignarnos y no tratar de enmendar “este error de fábrica”, para así poder sortear ese sentimiento de culpa que nos procura menos felicidad, menos dicha. Y así, humildemente y de una vez por todas, hacer lo que decía el viejo Borges (con quién no comparto muchas cosas, pero sí esta frase): “mi único objetivo es ser feliz”

Julián Agustín Ferreyra

[j.A.f.]

——————————————————————-

Notas.

 

(*1)Cultura: refiere el texto original al concepto en un sentido amplio; no da cuenta de la cultura en tanto y en cuanto a las manifestaciones culturales más conocidas (como podría ser el arte, la literatura, la música) sino al proceso socializador que hace al hombre ser un ser social, un ser que comparte, inventa y transmite saberes.

 

(*2)Neurosis: En esta obra se la concibe, a fines prácticos, como la lucha entre el interés de la autoconservación y las demandas de la libido, en el cual el Yo (o autoconservación) triunfa, pero paga un precio (el síntoma o formaciones sustitutivas de estas mociones sexuales-libidinales).

De aquí, otro dualismo fundamental para entender el análisis: Eros (extensión incesante, fuerza que acepta “los avatares de la vida” en pos de un camino “hacia adelante”) Vs. Pulsión de Muerte (que para hacer una comparación con lo político, pretende “conservar el status quo”; “ir hacia atrás”, “volver a lo inorgánico”).

 

(*3) Tótem y Tabú.

 

——————————————————————-

 

Bibliografía.

 

FREUD, Sigmund: “El Malestar en la Cultura”, en Obras Completas, Amorrortu editores, tomo XXI.

 

Resumen de “El Malestar en la Cultura”, en http://www.geocities.com/psicoresumenes/Freud/freud3.htm